Todo el contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons.

La güeb de
MACÍAS PAJAS
2311

Ramón, el mentiroso.

El bueno del psicopanadero (Analista del cine casposo en general y del gore en particular) ha tenido a bién colgar en hinternete la entrevista mas reciente del individuo conocido como Ramoncín. Cada vez me repugna mas tanto la actitud como el discurso de este pretendido artista.

Tuvo que dolerle lo del Viñarock, esas estrellas ninjas sacaojos y cortayugulares que en realidad eran CD's. Y esas piedras como huevos de avestruz, aerolitos que por lo visto no existieron mas que en la imaginación de Ramón (incluso creo que enlacé unos videos que resultan un tanto inconcluyebtes). Tanto le dolió que años después sigue recordando el incidente.

En lugar de extraer las mismas conclusiones de aquello que todos los demás(Que se ha hecho antipático a millones de personas y que está acabado), Ramón prefiere usar su propia y extaña lógica. Piensa que se ha convertido en un paria por culpa de su altruismo, ese que le llevó a dedicar unos años de su vida a defender a los autores. Y con respecto a quienes le critican, dice que se limitan a descalificar.

Ignora, tal vez deliberadamente, que el mismo llamó ladrones a millones de usuarios de Internet, no en una sino en varias ocasiones. Incluso llegó a comparar las lineas de Internet con camiones repletitos de cocaina (Si alguien quiere buscarlo, fué entrevistado por Olga viza en RNE, creo que es el mismo programa en el que se sobró con Sabina). Por no hablar de su amigo “Teddy”, que opinó que el movimiento contra el canon era cosa de unos “pendejos electrónicos”. Y todo esto en medios de comunicación. Si es que los tiene cuadrados.

Lo que diga Ramón no tendría la menor importancia si no le riesen las gracias en los medios de comunicación. Tampoco es una competición de agravios, que va. Ni siquiera pienso afirmar que quien insulta no tiene derecho a quejarse cuando es insultado. Se trata de comprobar hasta que punto estamos ante un faltón y un maleducado.

Afirma que quienes le critican se limitan a descalificar y agredir. No es cierto que se limiten a descalificar, mas bién al contrario.Dan toda clase de razones y datos objetivos. Hay libros enteros dedicados a explicar que la defensa a ultranza del copyright es una salvajada. Los críticos del canon argumentan, con toda justicia, que este es injusto. Y proponen alternativas muy bién razonadas. Ninguno de ellos recurre al insulto, tal y como afirma Ramón. Tal falsedad podría ser intencionada, pero deberíamos concederle el beneficio de la duda. Si no se da cuenta de lo que dice es porque habla sin saber, lo que le convierte en un ignorante.

En cuanto a las agresiones que insinua ¿De que cojones habla? Si un crítico del canon le hubiese soltado una hostia a este individuo, el anuncio de semejante disparate alcanzaría tal magnitud mediática que se enteraban hasta en otras galaxias. Esta vez no hay beneficio de la duda que valga, Ramón sabe de sobra que no le han agredido y aún así afirma lo contrario. Y a quien miente se le llama mentiroso.

Dice también en la entrevista todo esto le ha pasado, pobrecico, por haber defendido los derechos del colectivo de autores. Ramón omite, de forma intencionada, que en realidad usó el nombre de los autores para defender un impuesto privado y a la sociedad que lo recauda. Y no cuela decir que representa a los autores porque son legión aquellos que dicen no sentirse representados por dicha sociedad. Por el populismo y la  omisión podemos afirmar, sin riesgo a equivocarnos, que estamos ante un Demagogo.

Tanto empecinamiento en el error permite añadir a la lista el vocablo Contumaz. Puede que Ramón interprete como un insulto tantos adjetivos que al igual que otros definen perfectamente su deplorable personalidad. Tal vez de ahí venga tanto lloriqueo. No sé, da la impresión que de un tiempo a esta parte está  desarrollando una especie de manía persecutoria. El mundo es injusto con el, que todo lo hace por el bién de la humanidad. Cada vez está resultando mas patético.

Y mientras tanto nos cuelan un canon digital, lo que significa que tendremos que pagar por cada cacharro electronico que compremos. Pagar a la escoria parásita defendida por este pájaro que tanto se extraña de la antipatía que despierta.

Macías Pajas.

Por cierto, ¿Quien dice este tipejo que es anónimo? Eso es ignorar la realidad de internet.

(5) Comentarios. Comentar este artículo.


VOLVER A LA WEB DE MACÍAS PAJAS