Testimonio n.º 1 BASADO EN HECHOS REALES -

¿Y tu que ordenador tienes?

Un Güindos equispé.

El hijo de mis vecinos hablando con su amigo Mauricio.

Hola. Me llamo Rodrigo Minola y estudio 5º de ingeniería informática. Me falta un curso para ser ingeniero superior y poder largarme de casa cuanto antes. Me llevo genial con mis padres, pero temo que si no termino pronto la carrera voy a contratar un matón a sueldo para que elimine, liquide o finiquite a mis vecinos del 5º a.

Empecemos por el principio. Hace dos años, mis vecinos decidieron comprarse un ordenador “para trabajar y para que estudie el crío”. Mi vecina había oido que yo sabía “algo” de informática y decidió hablar con mi madre. Así que esa misma tarde fuí a su casa a "informarles". Lo primero que hace esa señora, es preguntarme en que academia estudié eso de la informática, porque ella está en una muy buena donde enseñan güor y akces.

Con toda mi buena voluntad les llevo unas listas de componentes, les digo donde ahorrar, donde gastar. Como les pareció todo muy complicado, me envían a la tienda con el dinero. Les explico que en la tienda tardan un par de días en montar el ordenador, pero como si nada, se tiran dos días llamándome por teléfono para reclamar el puñetero chisme.

Al fin les llevo el ordenador con sistema operativo instalado. Lo primero que hace la señora es decirme que no tiene güor. La explico que tiene que comprar el programa, que vale unos cien euros, y entonces me salta que no, que no va a pagar nada por hacer trabajo en casa ¡Siendo funcionaria municipal!. Entonces aparece su chaval, de nombre “Kevin”(Y no es coña) y dice que no hay problema, que el lo consigue pirata.

Les trato de explicar que no se deben instalar programas piratas, pero como si nada. Que Bill gates ya es rico, que ha hecho sus programas para que la gente los use, que no se va notar el vender una copia mas o menos, etc... Les digo que no tengo el programa, pero como si nada, el crío aparece al día siguiente con 50 CD's y me toca instalarles el Office completo, la encarta, Acdsee, el fifa 2002, Unreal Tournament, Counter Strike, Photoshop, Corel Draw y el Visual Map. A partir de aquí empieza un calvario particular que continuará durante cuatro meses:

13 de marzo 2003. El padre me dice que quiere conectarse a Internet. Le explico lo del modem, el ADSL, la fibra óptica, etc... A lo que me contesta que no, que el quiere un USB de telefónica, que le han dicho que es maravilloso. Y lo dice con conocimiento de causa, porque ahora se compra el PC-ACTUAL, una revista muy seria en la que dicen que telefónica va como un tiro. Por supuesto el “kit” autoinstalable es autoinstalable, pero por el vecino del 4º c, o sea YO.

22 de marzo 2003. La madre me dice que el ordenador va raro, que no sabe que le pasa. Tras encender el ordenador constato que hay diecisiete virus, variantes y troyanos. El antivirus que puse está desactivado, porque dice el crío que no le deja ver los mensajes multimedia que le mandan sus amigos por correo. Cuando le explico que por ahí han entrado los virus me contesta que no, que el ordenador de su amigo Mauricio está perfecto. Pues vale niño, lo que tu digas. Al final prometen no volver a desactivar el antivirus.

4 de abril 2003. El hijo me dice que acaba de instalarse el Soldier Of Fortune y que le va lento. Le contesto que necesita una tarjeta aceleradora potente para jugar y adivinen a quien le toca comprarla, ponerla e instalar los drivers.

17 de abril 2003. Otra vez el crío de mierda. Resulta que se ha comprado un Joystick con doble mando y 16 botones para jugar al Rebel Assault 3 o algo así. Aunque le explico por teléfono donde se enchufa, me toca ir a enchufarlo a mí.

15 de mayo 2003. El padre me dice que el ordenador no arranca, que da mensaje de error de Güindos. Le explico que tengo examen al día siguiente, pero no, que tiene que entregar un trabajo al día siguiente a primera hora en la oficina. Cuando llego con un diskette de arranque me encuentro el desastre. Esta vez son 43 la cantidad de virus encontrados, y el antivirus, por supuesto, otra vez desactivado. 6 horas mas tarde termino de formatear, instalar el sistema operativo, el güor, la impresora y todos los programas necesarios para que el maldito fulano imprima dos hojas a medio mecanografiar. Para colmo me toca soportar la bronca del piojoso del crío por haber perdido sus partidas grabadas del Diablo 2.

20 de junio 2003. El crío me llama por teléfono para decirme que no funciona la impresora. Estoy en medio de exámenes, pero parece ser que es mas importante la mierda de trabajo, copiado de “El rincón del vago” en internet, que tiene que presentar al día siguiente. Finalmente le explico que tiene que cambiar el cartucho de impresora. Entonces se pone su madre y me dice que si no puedo ir a comprarlo yo, que ellos se pueden confundir. La repito que no puedo salir de casa, que tengo que estudiar, pero a la buena mujer la importa tres pepinos que suspenda mis exámenes (Con esas mismas palabras), que es mucho mas importante el trabajo del “Kevin”. Al final acabo por explicarla, de una forma bastante grosera, donde pueden meterse el dichoso cartucho de tinta tanto ella como el niñato que tiene por hijo.

Ese mismo día por la tarde, el vecino estuvo una hora aporreando mi puerta para intentar agredirme. Mantuve la puerta cerrada hasta que se lo llevaron los municipales, alertados del escándalo por otra vecina. Actualmente mi familia no se habla con los del 5ºa. Mi padre, cuando está de buen humor, me pide que relate como perdí los papeles aquel día. Por lo menos a el le divierte todo esto. A pesar de todo, aquella horrible experiencia me ha enseñado un par de cosas.

Moraleja:

Cuando estés en comunidad, no muestres habilidad.

Historia original por Rodrigo Minola.

Escrito por Macías Pajas, como advertencia para todos aquellos que tengan unos mínimos conocimientos de informática y se sientan altruistas - ¡Cuidado! ¡Mucho cuidado!


VOLVER A LA WEB DE MACÍAS PAJAS