El misterio de las lágrimas Ectoplásmicas.

Todo empezó en un pueblo llamado Bélmez de La Moraleda, en la provincia de Jaén. Hace unos treinta años aparecieron unas caras en el cemento de una casa y surgió lo que desde entonces se ha denominado como "El mayor misterio de la parapsicología española".

Hubo entonces varias razones para pensar en que aparecían rostros en el cemento porque había gente con el rostro de cemento. Sin embargo no voy a entrar en ellas, pues aquel caso pertenece al pasado. La historia que nos ocupa es algo mas reciente. Resulta que tras la muerte de la dueña de la casa de las caras, han aparecido nuevos rostros en otra morada de Bélmez de La Moraleda.

Así que aparecen caras nuevas junto a sospechas mas que razonables de que se trata de un nuevo fraude. Los detectives de lo oculto investigan, cual Sherlock holmes, con sus particulares métodos. Incluso aparecen breves sobre el asunto en varios telediarios. Todo va viento en popa.

Hasta que llega un periodista y destapa el asunto en "El Mundo". Entonces es cuando comienza el patético lloriqueo que nos ocupa. Algunos se encabronan de verdad, como los niños de diez años. El mas llorica de todos (pero no el único) es el "hinbestigador" que destapó el asunto, que ahora anda amenazando con denunciar a todo aquel que se permita discrepar de sus doctas opiniones.

En fin, que como se acercan las navidades, estoy pensando en mandar un paquete de pañales por correo a la SEIP, no vaya a ser que el lloriqueo sea fruto de la regresión a la infancia de Don Pedro Amorós ¿Se habrá cagado? Pedro, Pedrito, hay que estar a las duras y a las maduras. Que te han pillado, macho, así que afronta las consecuencias. Y deja ya de amenazar al personal con tus abogados-primos de Zumosol, que sabes tan bién como yo que tus denuncias nunca superarían la fase de instrucción.

Macías Pajas.
Hinbestigador de lo para-anormal.

comentarios


VOLVER A LA WEB DE MACÍAS PAJAS