Todo el contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons.

La güeb de
MACÍAS PAJAS
2275

La culpa es de la telefonista y de un tal Mauricio.

En mas de una ocasión hemos visto como los misteriólogos se empecinan en el error, atrincherándose en posturas absurdas que nos demuestran que ante todo estamos ante personas estúpidas y de muy baja catadura moral. Tal es el caso que me llevó a escribir toda la saga dedicada a las niñas del camposanto, con Iker Jiménez ejerciendo como el idiota de turno.

Y eso que Jiménez es, de entre toda la pandilla de vendemisterios cutres, el que menos pena da rectificando (Aún así da una pena que te jiñas, véase el caso del cosmonauta fantasma). Casi todos los energúmenos que se dedican al engaño paranormal suelen perder los papeles de forma espectacular cada vez que reciben una crítica, aunque esta resulte constructiva y un tanto evidente.

Es el caso de Pablo Moreira, misteriólogo de vocación. Su última hazaña incluye el ninguneo sistemático de la sensibilidad de sus lectores y hasta de la familia de un fallecido. Pero eso sí, en ningún caso podemos considerar a Pablo Moreira responsable de sus propios actos. La culpa de todo es de Mauricio José Schwarz, o en su caso de unos malvados entes llamados “detractores”.

La historia comienza cuando hace una semana se revela que se ha identificado a la víctima de un atropello ferroviario ocurrido en 1988. Como en su día no se consiguió identificar a la víctima, cayeron sobre el caso, cual aves de rapiña, Fríker y otros fabricantes de misterios sin escrúpulos. Llegaron a inventarse que el difunto era un viajero en el tiempo y otras frivolidades por el estilo.

Esta historia queda en el mundillo paranormal como una de esas cosas misteriosísimas que te cagas que los misteriólogos cuentan en los fuegos de campamento y cuando van a grabar psicofonías en edificios abandonados. Al final se identifica a la víctima del atropello y es entonces cuando entra en escena el tipejo este, Pablo Moreira, que publica en su güeb (Mundo Parapsicológico) un artículo copypasteado de El Correo Gallego.

En dicho artículo aparecen dos fotografías del fallecido, una de las cuales corresponde al estado en el que queda la víctima tras el atropello. Dicha fotografía es sumamente desagradable, por lo que son varios los lectores de la güeb que piden la retirada de la misma por varios motivos, entre los cuales destaca el respeto a la familia del fallecido.

En lugar de quitar la foto, cosa que cualquier persona decente haría, Moreira decide contestar a los comentarios diciendo que todos los comentaristas son Alias de Mauricio José Schwarz, que había pedido la retirada de la fotografía en su página. Cito textualmente:

"todos vosotros no sois mas que Mauricio camuflado en nicks"

Varios comentaristas le hacen ver que tal afirmación es fácil de comprobar y que probablemente sea fruto de alguna clase de paranoia. La respuesta del "honesto" Pablo Moreira es borrar su patético comentario junto a todos aquellos que piden (La mayoría de forma educada) la retirada de la fotografía. De 24 comentarios deja solo nueve, demostrando que se le da muy bien meter tijera a las opiniones ajenas.

Pero no termina ahí la cosa y Pablo Moreira decide llamar mentiroso y amenazar a un pariente de la víctima que le pide por e-mail la retirada de la fotografía. Lean, lean la siguiente maravilla:

miniatura 1
Captura de pantalla, el original ha sido borrado. (Pinchar para ampliar)

No solo queda claro que el tal Pablo Moreira es una mala persona. También demuestra como investigan estos misteriólogos: Si la telefonista de EFE en Madrid no puede comprobar la lista de corresponsales, entonces el que manda el email es un mentiroso.

Pero resulta que el que envió el correo no miente, como puede comprobar cualquiera capaz de investigar con algo mas de profundidad, por ejemplo el dichoso Mauricio-José Schwarz. Así que al final Pablo tiene que retirar la fotografía, el artículo de los insultos y pedir disculpas de una forma un tanto peculiar:

miniatura
2
Captura de pantalla por si decide borrar el original. (Pinchar para ampliar)

Algunas perlas de la disculpa que no es una disculpa:

“Queda latente la total incompetencia de la telefonista de la sede central de EFE en Madrid, que negaba tras buscar -presuntamente- su nombre en las bases de datos.”

Aparte de que se dice “Queda patente” (patente, no latente) y que la frase está mal redactada, en el mundo real las telefonistas no suelen tener acceso al listado completo de empleados y colaboradores de una empresa.  Tampoco suelen dar datos sobre el personal empleado al primer capullo que llama haciendo preguntas estúpidas. Sobre todo cuando la respuesta va implícita en la pregunta, como puede verse en la reproducción literal de la llamada (La negrita es mia):

PM: Hola buenas noches, mire me gustaria saber, ya que he recibido un e-mail de una persona que se hace pasar por corresponsal de la Agencia EFE en Moscú, como se llama dicho corresponsal, necesito contrastarlo.

Buena pregunta, indicando la respuesta que se desea. Supongo que la telefonista "incompetente" se limitó a contestar lo deseado para librarse del pesado de turno. Además indico al tipo lo que debía hacer a continuación:

T.EFE.: Un momento por favor... (pasan algunos segundos) Mire no, no viene en ninguna base de datos, no le conocemos de nada... Puede llamar si lo desea a la corresponsalía de Moscú al XXXXXXXXX.

Puede llamar a la corresponsalía de Moscú. Sin embargo nuestro valiente himbestigador, valiente imbécil, decide pasar. Puede que en Moscú contradigan su teoría de la conspiración. Otra payasada para justificar su mal hacer aparece en la "nota de disculpa":

"Comprendemos que los contenidos publicados no agradan a todos, por ello siempre ingoramos a los detractores, que son precisamente los que suplantan constantemente identidades para reventar foros de misterio."

Claro, por eso cuando recibes una crítica en lugar de rebatirla o asumirla, prefieres hacerte el loco porque tu nunca te equivocas y todo es una conspiración de los illumina... estooo detractores ¡Oh gran himbestigador de Misterios! Todos besamos el suelo que himbestigas. La culpa de que no hicieses caso cuando te dijeron que la cagabas no es tuya, es de los detractores, sean estos quienes sean.

Por eso tal vez no aparece ni una sola disculpa con el pariente que pide la retirada de la foto de su hermano destrozado y es insultado por ello. La culpa es de Mauricio, de los detractores y de la telefonista de EFE.

Entérate, Pablo Moreira. La culpa es tuya y solo tuya. Has publicado una fotografía morbosa que explota la imagen de la víctima de un accidente. Has ignorado unas críticas razonables. Has insultado y acusado al pariente de la víctima tras realizar una investigación negligente. Y encima tienes los santos cojones de echarle la culpa a los demás de tus propias acciones.

Excelente historia para escribir un manual titulado “Como ser un mierda, un inmaduro y un puto inútil”. Hoy entiendo un poco mejor a alguno de estos misteriólogos: Pocos escrúpulos con los demás, incapacidad para asumir los propios errores, auséncia de método al investigar, poca honestidad, paranoia y lloriqueos penosos. Lo bueno es que actuaciones como estas dejan bastante claro como es esta gente.

Macías Pajas.

P.D. Toda la historia en capturas de pantalla (yo solo tomé un par de ellas) en la Web de Mauricio-José Schwarz. En este epílogo puede verse como los comentarios y la acusación al familiar van desapareciendo. Por desgracia también falta el famoso comentario 11, una joya literaria del propio Moreira de la cual solo se conservan fragmentos. Lástima.

(10) Comentarios. Comentar este artículo.


VOLVER A LA WEB DE MACÍAS PAJAS