CAR TUNING.

(Personalizando el automóvil)


Va uno caminando por la calle cuando de repente aparece un coche lleno de alerones, spoilers y tomas de aire. No tienes muy claro que coche es, aunque intuyes que puede tratarse de un Seat Toledo. Lleva puesta la música a todo volumen, siguiendo el principio de “Hasta que te sangren los oidos”. Los cristales están totalmente tintados, pero puedes ver al conductor, porque va con la ventanilla abierta. Su cara de capullo lo explica todo.

Aunque estas cosas siempre me han parecido para palurdos, puedo comprender que exista quien quiera personalizar su coche para que no sea igual a los de miles de coches del mismo modelo que circulan por las carreteras.

Lo triste es que se llame “Car tuning”, y que los tontolabas de aquí, hagan sus trucajes y mejoras al estilo de las películas de Hollywood. Algo tan castizo como los 1430 con motor 2000 y los 127 con mas aletas que un pez espada... Una pena. Y en realidad, no hay tantas diferencias entre los coches con aleron de goma y pegatinas de “Turbo” o “GT” que tanto me hacían reir antes y los arreglos mas “profesionales” que encontramos ahora.

Macías, por supuesto, ha trucado también su coche y lo ha llenado de toda suerte de mejoras, como cubreasientos de bolas (mas auténticos que los asientos de carreras) y demas accesorios estúpidos:

El interior es todavía mejor. Y eso que no puede verse el “perro que mueve la cabeza” de la bandeja trasera:

Esto si que es un coche trucado. Los demás tienen envidia de mis super mejoras. Las suyas dan pena, así que tal vez sería mejor que dejasen de poner alerones de cartón piedra.

Otra cosa además, es el precio de los arreglos. Tanto postizo para la carrocería, pintura, llantas, suspensiones, altavoces, asientos, etc... Ese dinero podría añadirse al coste original del vehículo para comprar ¡Un coche mejor!. Porque no nos engañemos:

1. Un Seat toledo nunca será un Ferrari (Ni un Jaguar o un BMW). La diferencia de precio suele significar algo.

2. Un solo ingeniero de la Seat sabe cien veces mas de mecánica y aerodinámica que el fulano del taller, el dueño del coche y el articulista de la revista de Tuning juntos.

Resumiendo: La ley básica del Tuning debería ser:

Tu coche no mola, es patético”

Que también puede ser formulada como.

No impresionas a nadie, haces el ridículo”

Habrá quien diga “Bueno, es una afición como otra cualquiera”. Bueno, mi afición es escribir sobre las estupideces que veo. Y veo muchas.


Macías Racing.
Todos me miran admirados cuando paso con mi coche.

VOLVER A LA WEB DE MACÍAS PAJAS